Respiración Bucal

La respiración bucal es un trastorno funcional de la respiración. Comienza tempranamente, entre los 2 y 5 años de edad, y ocasiona serias alteraciones de la postura corporal, del crecimiento de los hueso maxilares y de la dentición.

Las causas más comunes son alergias (rinitis crónica), resfríos recurrentes, adenoides y amígdalas hipertróficas.

Si no es tratada, va deformando cada vez más el esqueleto dento facial y la dentición, originando serios problemas de autoestima en los niños.

La disfunción temporo-mandibular es un secuela posible de la respiración bucal, que se desarrolla en la adolescencia y afecta más a las mujeres.

El tratamiento es interdisciplinario, a veces bastante largo, y debe comenzarse lo antes posible.  El primer paso es el pediatra o el especialista otorrinolaringólogo. Si hay una alergia u otra obstrucción se debe comenzar el tratamiento de inmediato.

Luego viene el ortodoncista, quien debe diagnosticar el problema dental y realizar un tratamiento por etapas, con aparatos removibles y fijos.

También el kinesiólogo debe corregir la postura corporal con ejercicios.

Lo más importante es la constancia, pues todos los tratamientos deben ser mantenidos y controlados por varios años, hasta que se normalice el crecimiento.

Simultáneamente el fonoaudiólogo debe trabajar sobre la función de la lengua y los labios.

Los problemas de postura también van complicándose, siendo factores predisponentes de dolor de espalda y de cuello en la edad adulta.

El dolor crónico y la fibromialgia son secuelas a muy largo plazo en casos extremos.

 

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *